Vive y deja vivir

 ¡Hola Mundo!

He mencionado en muchas ocasiones que no me considero la mejor persona del mundo y quizás no tendría por qué hacer referencia, conforme he ido creciendo y madurando interiormente, en mi forma de pensar ante la vida ésta se ha ido transformando de una manera muy estrepitosa y peculiar, tanto que he podido crear mis propios criterios y creencias, y no hablo de religión sino de manera espiritual, interior y personal.


Hubo una época de mi vida donde me afectaba en sobre medida el "qué dirán" de la sociedad, quizás parte de la adolescencia que se convierte en una etapa complicada de muchos cambios físicos y hormonales; con el paso de los años eso cambió, porque hubo un "algo" que me hizo entender que en la sociedad siempre existirán los prejuicios, los estereotipos, las banalidades y falsas realidades, porque ha sido la misma sociedad quien ha creado todos los estándares de convivencia, de conducta y de modo de vida a lo que ellos creen que es lo más correcto o que de acuerdo a cierto grupo social debiera ser así. Hoy me cuestiono esos hechos y esas acciones porque muchas de ellas dañan a terceras personas, las dañan mediante la discriminación, marcar y clasificar a una persona o grupo de personas, a un sector de casas, colonias, etc., porque así hemos aprendido que hay que vivir y convivir, ¿pero realmente estamos conviviendo?, con tanta clasificación no creo realmente que estemos conviviendo como debiéramos hacerlo, como los seres humanos y pensantes que somos, a veces parecemos todo lo contrario. Creo que no tendríamos por qué juzgar a una persona por su apariencia física, por su color de piel, por su forma de vivir, de sentir, de pensar, de creer y de ser.

¿Alguna vez te haz detenido a ver, analizar o pensar en si dañaste a otra persona con intención o sin intención? Yo creo que la mayoría no lo hacemos, vamos pensando por la vida que tenemos la razón en todo, que lo que nosotros creemos y pensamos es lo humanamente correcto y que es la otra persona quien nos incita a ser así con ella; probablemente lo sea, pero aún así no tendríamos por qué juzgar o por qué tomar justicia de propia mano, existe una justicia del universo que se llama karma y la justicia divina que viene de Dios o del ser supremo en que tu creas. Tenemos creencias que hemos adquirido con el paso del tiempo pero muchas de las veces no sabemos por qué y no llegamos a entender si es lo correcto o no y simplemente lo aplicamos porque pensamos que debe ser así. Vivimos en una sociedad donde mostrarte tal y como eres es cuestión de burlas, de ridículos y de miradas de asombro y hasta de marginación. Si tienes tatuajes eres vándalo, si crees en las energías, el universo y lo inexplicable eres brujo, si hablas solo estás loco, si vistes cómodo o como a ti te gusta eres motivo de burlas, si hablas lenguaje coloquial o con modismos eres un naco (cuando el término está mal aplicado, pero precisamente la sociedad es quién lo ha desvirtuado con el paso del tiempo), y así me pudiera ir con una lista interminable. Nos molestamos porque nos estamos convirtiendo en un mundo de basura, personas que asesinan a otras, personas que se suicidan por culpa de otras o por problemas que no exteriorizaron por falta de empatía de su entorno, personas que roban para comer o por diversión, personas que consumen sustancias prohibidas, personas que abusan del consumo de alcohol, personas que no saben ni qué hacer con su vida o hacia dónde ir, pero te haz detenido a pensar si quiera un momento en ¿Qué puedo hacer yo para mejorar eso?, qué podemos hacer como personas, como parte de la sociedad que está acabando con el mundo, que con nuestras mismas acciones e indiferencia nos estamos llevando a mucha gente que piensa y siente de igual manera que nosotros, pero como no nos detenemos a pensar en ellos más que solo en nosotros mismos, en lo que nos podría hacer daño a nosotros, pero no en lo que puede dañar a nuestros semejantes. Si tan solo pudiéramos todos tener una poquita de empatía, de compasión hacia el mundo de afuera, empezar por ayudar a que sea un lugar mejor siendo mejores personas, aceptándonos como somos y lo que somos para así poder exteriorizar ese sentimiento y compartirlo de manera civilizada y más humana.

El mundo no va a cambiar por sí solo, no podemos solo sentarnos a ver que otros hagan algo por mejorarlo, el cambio debe empezar en cada uno, en nuestras casas, nuestros corazones, nuestras actitudes, nuestra vida diaria. Es verdad que no vamos a poder cambiar a todas las personas pero si comenzamos por nosotros y por nuestro entorno mediato lograremos dejar algo en otros para crear esa cadena de favores que necesitamos para poder lograrlo. Deja de juzgar, de burlarte de otras personas, de envidiar lo que no tienes, no te metas en vidas ajenas, ocúpate en mejorar primero tu para que puedas ayudar a cambiar tu vida misma y al mundo, RESPETA para que seas respetado también (el respeto creo que es la base de todo), vive y deja vivir, pero ayuda a cambiar con una buena acción, un buen corazón y una buena enseñanza, quiérete y acéptate como eres, trabaja por aquello que quieras conseguir y alcanzar en tu vida.

Trasciende como una buena persona, deja tu huella de manera positiva.

Hasta la próxima.







El después de publicar mi primer libro

 ¡Hola Mundo!

Como lo dice el título de este post, les quiero contar a grandes rasgos sobre la experiencia después de publicar mi primer libro de forma independiente. Como lo conté anteriormente, la publicación para mí fue algo que realmente no me esperaba, normalmente no había tenido suerte para los concursos, era raro que me sacara algún premio en una rifa o sorteo y en esta ocasión participé porque me hizo muchísima ilusión el ver un libro escrito por mi completamente materializado en mis manos, así que me aventuré a participar y el resultado ya es parte de la historia que ustedes conocen.



Pues bien, lo que sucedió después de la euforia de ganar el premio, enviar mis archivos a la imprenta que hizo el concurso, revisiones y demás detalles se vino la primer muestra, tuvimos que cambiar portadas por el tono de los colores y hacer algunos ajustes internos hasta que por fin se logró el resultado esperado o por lo menos lo más cercando a lo que requería, pero para mí estuvo perfecto, porque aunque es un libro corto es algo que tenía años queriendo hacer y no encontraba la manera para materializarlo y por fin lo estaba logrando. Escribir para mí ha sido siempre una de las maneras más fáciles de expresarme, el haber llevado diarios personales desde la niñez me ayudó a tomarlo como práctica, en la escuela también me era sencillo crear historias o ensayos para los trabajos, probablemente debido a esto. Descubrí también que la escritura es una forma de meditación así que muchísimo mejor el efecto de seguir haciéndolo ya que es algo que me apasiona y me entretiene muchísimo en mis tiempos libres.

Al tener ya el libro en mis manos la sensación es indescriptible porque aunque se convirtió en una meta no dejaba de ser el sueño que tuve hace diez años atrás. Encontré una causa altruista a la cual apoyar mediante la venta de éste, que fue el pequeño Bolito, un niño habitante de mi ciudad que necesitaba ayuda para seguir con sus tratamientos contra el cáncer que padecía, lamentablemente falleció unos días después de haberle entregado el donativo por las ventas de mi libro, pero aún así me quedó la satisfacción de que pude darle un momento feliz y una sonrisa que seguro para él valió oro al igual que para mí, porque gracias a todos mis amigos y las personas cercanas a mí que apoyaron comprando una copia de este tan esperado libro mío lo apoyaron también a él y a su familia. Algunos otros los he regalado por voluntad propia.

Esto me reencontró con muchísimas personas que tenía tiempo de no ver o hablar con ellas, otras más que descubrieron esa parte de mí que quizás no conocían, personas nuevas, entrevistas para la radio, notas y comentarios muy positivos fue sin duda el resultado de haberme atrevido a sacar a la luz esa parte de mi vida que me apasiona en sobremanera y que es uno de mis pasatiempos favoritos, donde el tiempo se pasa volando, las palabras fluyen y las frases se van formando una a una y convirtiéndose en un texto maravilloso. No soy escritora profesional, escribo porque me gusta hacerlo y prefiero la escritura sencilla y accesible para cualquier persona, sin palabras rebuscadas, tecnicismos o demasiado inusuales que a veces ni yo misma logro entender. Escribir para mí es como estar platicando con un amigo, con mi familia o conmigo misma, con palabras que yo entendería fácilmente, mi escritura pretende ser amena y entendible para cualquier tipo de persona, por lo que tampoco me gusta hacer los textos demasiado largos.

Después de publicar este primer libro me llené de entusiasmo para seguir escribiendo y no parar, es como cuando te haces tu primer tatuaje y luego quieres seguir haciéndote más y más; así es para mí la escritura, logré tener ese libro que soñé escribir un día y solo me ha inspirado para seguir escribiendo más, ha sido como la luz para que mi cerebro se ilumine y saque temas de los cuales soy capaz de poder hablar y escribir con soltura, esos temas que yo pensé que no existían en mí porque no me sentía segura ni profesional en ningún ámbito, hoy sé que sí puedo y sí sé cómo hacerlo. Estoy más que segura que es la inspiración para que sea como lo mencioné, el primero de mucho más, me ha inspirado para buscar un espacio en esto, para seguir haciéndolo así sean dos o tres personas quienes me lean, para mí ya se cumplió esa misión de escribir y el amor por los libros.

Con esto quiero que sepan que todo se puede alcanzar en esta vida y no hay que dejarle la tarea únicamente a Dios o en el ser supremo que tu creas, no somos la única persona a quien tiene que ayudar y cuidar ya que existimos muchos seres humanos en el universo, hay que ponernos en acción para lograr y alcanzar las cosas que queremos y soñamos realizar en nuestra vida, dar un paso cada día hacia esa meta es ir trabajando para que se convierta en una realidad. No desistas, quizás mañana seas tu quien me cuente las cosas que haz logrado materializar.


Gracias por leerme.

¡Hasta la próxima!




Cuando tu vida se resume en solo un número

 ¡Hola Mundo!

    En esta ocasión quise escribir este post a manera de homenaje y agradecimiento a una compañera de trabajo que recientemente falleció. El tema me vino a raíz de esto, pues ella prácticamente dejó su vida en la empresa, estaba a punto de jubilarse y lamentablemente ya no pudo lograr disfrutar de esto, su vida laboral de probablemente 30 años en la empresa se redujo a un número en un cheque de liquidación, la cual tampoco disfrutará y no creo que sea tampoco lo justo a su lealtad y el tiempo de trabajo.



    Siempre he pensado que en la mayoría de las empresas nuestros nombres se reducen a un número de empleado y no a un nombre propio como persona. No generalizaré porque tengo la esperanza y la fe en que por ahí en algún lugar del mundo existen empresas donde realmente valoran su capital humano; pero en mi experiencia propia aún no la he encontrado en el camino o de plano no la he atraído y mucho menos decretado en mi vida; de lo que estoy segura es que seré yo quien cree una empresa así como la he soñado, tendré la oportunidad y el sueño de estar del lado contrario y ser yo quien la proporcione a personas que la estén buscando como lo hice yo.

    Se preguntarán ¿Por qué quise reconocer a mi compañera?, porque para mí era una persona que merece mi respeto absoluto y sincero, no solo por ser una persona mayor que yo, sino por el ser humano que logré encontrar y reconocer en ella durante estos 5 años que trabajamos juntas a distancia; nos vimos una sola ocasión en persona cuando nos conocimos por primera vez ya que después el trato y la convivencia fue por teléfono únicamente, al encontrarse ella en la sucursal de otra de las oficinas de la empresa fuera de la ciudad. Recuerdo perfectamente cuando mi único hermano falleció, ella fue una de las primeras personas del trabajo en darme sus condolencias sinceras y genuinas y esos son detalles que nunca se olvidan. Con el pasar de los días aprendimos a sobre llevarnos, tratarnos, tolerarnos y entender la manera de trabajar de cada una para poder formar un equipo de trabajo que caminara en la misma sintonía y por el mismo fin, el departamento y el área que era parte de nuestras responsabilidades. Así lo hicimos durante estos últimos 5 años, nos tocaron regaños, cometimos errores, se nos olvidaban cosas a ambas, pero aún así nos apoyábamos una en la otra, sin ningún rencor personal ni tomarnos a pecho las cosas, todo era meramente laboral en ese aspecto y tratábamos de mejorar juntas para evitarnos los gritos. Hubo tardes de pláticas personales, mensajes y cosas ajenas al trabajo, era una persona muy alegre, con gran sentido del humor, siempre me decía cosas que me hacían reír, la mayoría las recuerdo y las atesoro en mi memoria fielmente. Es sin duda una persona que llevaré siempre conmigo a donde quiera que vaya, porque logré apreciarla demasiado cuando me di a la tarea de no verla únicamente como mi compañera de trabajo sino como ser humano y como una amiga en la distancia.

    Es verdad que para tu trabajo hoy estás y si mañana ya no, simplemente te reemplazan, la vida no se detiene si faltas, sin embargo, del otro lado la vida si se detiene, si hace una pausa y si duele hacer ese alto. Por ello he aprendido que no existe la lealtad absoluta, que debemos hacer bien nuestro trabajo, con ética, responsabilidad, compromiso y agradecimiento por la oportunidad que se nos está brindando, pero jamás por encima de nuestra bienestar personal, nuestra familia y nuestra paz física y mental, un trabajo no vale todo esto último, así ganes una fortuna económicamente eso no te regresará todo lo demás, te dará probablemente felicidad, pero la felicidad es relativa, eso no te dará plenitud y la plenitud es eterna.



A la memoria de, con todo mi cariño y respeto para ella y hacia su familia:

❤ Sra. Velia Camacho Murillo ♱

....de su compañera Mara. La recordaré por siempre.