¿Qué estás intentando dejarle al mundo?

 ¡Hola Mundo!

Alguno de ustedes se ha preguntado ¿Para qué o por qué estoy aquí?, ¿Cuál es mi misión de vida?, ¿A qué vine a este mundo?, viéndolo desde cualquier perspectiva, no importa si es por religión, explicación científica, lado espiritual, escepticismo o de plano solo por curiosidad, porque yo sí lo he hecho y más de una vez.

Este post no contiene ninguna explicación basada en algún argumento, simplemente es opinión personal, como veo la vida y lo que me gustaría dejar por mi paso en ella.





Desde pequeños nuestros padres y las personas mayores a nuestro alrededor intentan ver algo en nosotros con la simple pregunta de ¿Qué te gustaría ser de grande?, en ese momento nuestra respuesta se basa en lo que hemos visto en televisión, las profesiones de nuestros padres, de nuestros hermanos mayores o bien de familia y personas cercanas que llegamos a admirar de alguna manera y muchas de las veces no están basadas en nuestras habilidades o talentos, pero aún así nuestros padres las aceptan y reconocen con la frase de que "quizás cuando seamos mayores cambiemos de opinión", y así sucede en la mayoría de los casos. Siendo pequeños tenemos la capacidad de explicar el por qué queremos ser eso de grandes, a nuestro entendimiento y manera pero muy acertado; sin embargo, probablemente no es esa nuestra misión de vida y es por ello que cambiamos nuestra decisión llegando a la adolescencia, ¿Te haz puesto a pensar en eso?.

En lo particular no soy una persona muy espiritual (o al menos no hasta hace poco), pero sí profeso una religión y soy creyente del destino y el plan de vida que el ser supremo tiene para nosotros los seres humanos, creo en la reencarnación y  en que todos venimos a este mundo por algo y para algo, que hay una línea trazada de vida con un principio y un fin, no sabemos si cercano o lejano pero que tiene un tiempo determinado según tu misión, en cuanto a la mía aún estoy en un poco de confusión porque no he logrado darle un nombre en específico, pero si de algo estoy más que segura es que desde que comencé con esto ya no quiero parar, se ha convertido en un compromiso y una responsabilidad el poder transmitir entusiasmo y buena vibra por hacer las cosas realidad a todos ustedes, los pocos o muchos lectores o a quienes están a mi alrededor, darles un empujón para emprender proyectos, cumplir sus sueños, perder el miedo y que sepan que las cosas se pueden lograr, pero que hay que comenzar a trabajar hoy, el mañana no lo tenemos seguro pero este momento y este instante sí y aquí estamos, yo escribiendo y ustedes después lo estarán leyendo, yo ya habré pasado al después y estaré continuado con el siguiente paso, pero si ustedes no han podido hacerlo, hoy es su día.

La vida en este mundo está llena de tantas cosas, buenas y otras no tanto, pero absolutamente todas dependen del estado de ánimo, el interés y entusiasmo que nosotros mismos pongamos en ellas. Te haz preguntado ¿En qué lugar te encuentras hoy y hacia dónde quieres llegar?, parecen preguntas sencillas pero a la vez complicadas de responder, ya que al hablar de nosotros mismos se vuelve más difícil porque son muy pocas las veces en que podemos vernos o juzgarnos desde adentro hacia afuera y nos cuesta más trabajo, pero estoy segura que si logramos identificar ambos puntos podremos eliminar algunas de las barreras mentales que nos impiden alcanzar nuestras metas y sueños, el poder de nuestra mente es impresionante y quizás sea una frase o tema muy trillado y que parezca irreal, pero si nos ponemos a reflexionar un poquito nos daremos cuenta de lo cierto que es.

Quizás no todos tenemos la misma misión de vida, algunos aún no la encontramos y probablemente nunca se dé si es que andamos un poco perdidos en este mundo, no lo sé; lo que sí sé y tengo claro es que hay algo que nos lleva hacia el lugar en que nos encontramos, no estamos ahí por equivocación, pero si es así, depende de nosotros mismos el salir de esa situación, nadie más es responsable de tenernos ahí y mucho menos está obligado a sacarnos si nosotros mismos no nos ayudamos o pedimos ayuda. Tener un plan, un objetivo y una meta de vida es algo que a la larga genera satisfacciones que no se pueden describir, trabajar por algo, apasionarte en eso que te gusta, sentir la adrenalina del cúmulo de emociones que traemos a nuestra vida es interesante y gratificante, piensa en ti, en tus salud física, mental y emocional, el dinero no compra absolutamente nada de esto, ese vendrá por añadidura si haces las cosas bien y mejor desde dentro de ti, no se trata de ir por ahí destellando positivismo, porque lo que nos hace mejores seres humanos son todas las emociones que podemos experimentar, está bien sentirse a veces triste o con la batería baja, lo importante es levantarnos, recargar la pila y volver a comenzar.

Es sin duda algo de lo mucho o poco que puedo y quiero dejarles en este mundo, si logro inspirar a alguien, impulsarlo para hacer algo diferente o darle una pequeña ayuda con mi experiencia de vida creo que es la huella que me gustaría dejar en sus vidas y en sus corazones, no pretendo que sea el mundo entero, pero por lo menos ese pequeño mundo que gira a diario a mi alrededor, ellos harán que mis palabras y mis acciones trasciendan de alguna manera, todas las personas somos magia solo hay que saberla descubrir y usarla para compartir y para bien. Dejemos hijos con sentimientos y vibras bonitas, amigos, hermanos, papás, solo cosas bonitas y empáticas a este mundo que tanto nos ha regalado .




Prediquemos con el ejemplo. Yo ya estoy cambiando mi mentalidad, y tú, ¿Te atreves a intentarlo?.


Hasta la próxima. Cambio y fuera.




El trabajo no lo es todo en la vida.

 ¡Hola mundo!

El tema de este post me ha surgido por experiencia propia pero también por lecturas y pláticas laborales entre amigos, así que vamos a generalizar un poco ya que dentro del mundo laboral no faltará quien se identifique con ello en cuanto comiencen a leer.




Hace unos días me llamó la atención el discurso de despedida que compartió Bryan Dyson, presidente de la empresa Coca Cola en su retiro, el cual me puso a reflexionar un poco sobre su forma de pensar y ver la vida laboral al ser una persona con un puesto de tal magnitud dentro de la reconocida empresa a nivel mundial; lo voy a citar tal cual por si no lo han leído para que entiendan un poco del a dónde va mi punto interesante en esta historia.

"Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son: tu trabajo, tu familia, tu salud,  tus Amigos, y tu vida espiritual, y tú las mantienes todas éstas en aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo…crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué?. Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala !.

Vive intensamente y recuerda: Antes de hablar…¡Escucha ! Antes de escribir… ¡Piensa ! Antes de criticar…¡Examina ! Antes de herir…¡Siente ! Antes de orar ¡Perdona ! Antes de gastar… ¡Gana ! Antes de rendirte ¡Intenta !

ANTES DE MORIR…¡¡VIVE!!."

Es el trabajo sin duda una "pelota de goma", una que muchas veces no alcanzamos a ver, nos hacemos a la idea de que "entre más trabajemos más dinero vamos a ganar" y por consiguiente económicamente estaremos mejor pero, ¿y las otras cuatro pelotas: Familia, salud amigos y espíritu? ¿Esas no son tan o mucho más importantes que la del trabajo? ¡Yo creo que sí lo es! Hemos leído o escuchado la muy famosa y trillada frase de que "nos vamos a morir y no nos vamos a llevar nada", es verdad, todos sin importar nuestra situación económica, absolutamente todos vamos a parar de la misma manera y en el mismo lugar. Piénsalo.

Necesitamos dinero para sobrevivir, de eso no hay duda, ¿Qué lo necesitamos a manos llenas? Probablemente no, para vivir bien no se necesita demasiado, para vivir con lujos sí se necesita mucho.  Tenemos los lujos intangibles a nuestro alrededor, esos que sí valen la pena y todo el oro del mundo, sin embargo; no nos damos cuenta porque estamos tan apantallados con los estereotipos sociales que sentimos que nos falta mucho, no todo en la vida es solo dinero.

Para nuestros jefes no dejamos de ser un número más en su empresa el cual pueden sustituir de la noche a la mañana y la mayoría de las veces son quienes nos impulsan para querer emprender nuestro propio negocio, esto por una parte es algo bueno, pero no es el punto ahora. Precisamente por estos tratos y actitudes hacia el personal es lo que orilla a o tener o sentir la necesidad de irse de ese lugar, y si le agregamos el ambiente con los compañeros lo hace aún más interesante. He llegado a pensar que caminamos por las oficinas como un signo de pesos con extremidades, no voy a generalizar, deben existir jefes más humanos por ahí en alguna parte del mundo, comprensivos y empáticos.

Tal vez sea un error, pero siempre he dicho que no anhelo un puesto de gran relevancia o importancia en una empresa, al menos en una que no sea la mía propia, porque lamentablemente eso es como vender el alma al diablo, por decirlo de una manera cruda y quizás mal representada, pero serán ustedes quienes me digan si es lo contrario; en lo personal, no he aspirado a ello y no por el aumento de responsabilidades, al contrario me encantan y además implican retos diarios para mi mente y es tenerla activa, eso sí me apasiona, lo que no me agrada en absoluto es que nuestra cultura laboral en el país está tan equivocada pensando que te vas a quedar a deshoras, atender el teléfono a la hora que se les antoje solo por más dinero (a veces hasta por lo mismo) y ¡No! simplemente la vida de los seres humanos no funciona de esa manera, fuera del trabajo tenemos familia, amigos, actividades personales y otras si no es que muchas más responsabilidades que también requieren atención, no estamos vivos y respiramos solo por el trabajo; por lo tanto me pregunto: ¿A ellos les parecería que durante nuestras horas de trabajo en su empresa atendiéramos asuntos personales cada que lo necesitemos? Definitivamente yo creo que no, por ello se establecen reglas y horarios para cada uno, a veces hasta les dedicamos de más y terminan por no tomarlo en cuenta, el día que te despiden o te retiras por voluntad propia de su empresa, no te felicitan por haber llegado puntual todos los días, o por haberte ido tarde, o por no haber faltado, por nunca haber pedido vacaciones cuando tu cuerpo y tu mente las necesitaban, tampoco por hacer bien tu trabajo; si tan solo nos dieran una estrellita como en el kinder nos harían sentir valorados, con una cosa tan simple dejaríamos de ser tan solo un número más o un simple signo de pesos.

Reflexionemos un poco y pensemos más. En México nos tenemos que jubilar pasando los 60 años y ni si quiera sabemos si llegaremos a esa edad, llegar tal vez, pero con salud no lo sabemos, con nuestra familia completa, tampoco lo sabemos, nos piden asegurar un futuro económico, está bien, pero y ¿Nuestro futuro interior? Ese que no podemos ver ni tocar, ese que se conforma por nuestros sentimientos, nuestra salud mental y la física también, si nos desgastamos en un empleo y que además no nos apasiona durante tantos años probablemente no tengamos ni la fuerza ni el ánimo suficiente para disfrutar con nuestra familia lo poco o mucho que el destino nos tenga escrito, no vamos a comenzar a vivir después de los 60 años, para ese tiempo ya tendríamos que haber vivido, estaremos más bien sobreviviendo. Si me preguntaran de forma personal si yo quisiera llegar a eso mi respuesta sería ¡No!, no quiero seguir perdiendo personas y estar lejos de ellas, ausente, sin tiempo para ellas ni para mí misma, prefiero llegar sin dinero a mi vejez, pero feliz por haber disfrutado la vida conmigo misma, con mi familia, amigos y con todas las personas que quiero y tengo a mi alrededor, por haber vivido realmente.

Ojo. No estoy diciendo que renuncien a sus empleos solo por un impulso, simplemente los invito a reflexionar y pensar en lo que queremos en nuestra vida presente y futura, en nuestra salud que es lo más importante y en el lugar hacia donde queremos ir.

Trabajar por algo que nos apasiona quizás resulte no ser tan pesado, porque será algo que estemos disfrutando, lamentablemente no todos podemos darnos ese lujo, así que mientras logramos llegar a este punto hay que trabajar ¡Sí! pero por nuestros objetivos y la vida que queremos vivir, vivamos por nuestros sueños y nuestro futuro y no solo para el de alguien más, seamos felices con nuestra vida que elegimos vivir.



¡Cambio y fuera!


Tengo un trabajo que NO me gusta

 ¡Hola mundo!

El tema de este post es de los más simples y comunes, en mi caso, tengo mi proyecto de emprendimiento y además trabajo en una empresa en el área de logística, no voy a hablar de algún caso personal y tampoco hago referencia a mi momento actual, solo será un tema de injerencia popular.




Desde que comencé mi vida laboral me apasionó demasiado el poder desarrollar mi carrera y enriquecerla con conocimientos prácticos nuevos, y debo confesar que no es nada parecido a la escuela, toda la teoría que ahí aprendes no se compara con aplicarlo dentro de una empresa, a veces éstas ya tienen sus formas y sus procedimientos, algunas te permiten aplicar cosas nuevas y otras solo te llevan a adaptarte a sus costumbres  para trabajar y son estas últimas las que quizás nos ponen en el dilema de que no nos guste nuestro trabajo, te vuelven rutinario llegar todos los días y que no haya nada nuevo, como una máquina te sientas en tu escritorio a hacer lo mismo que el día anterior, son este tipo de empresas las que ocasionan que NO nos guste lo que hacemos, pero eso no quiere decir que el trabajo no sea bueno o que la empresa sea mala, yo creo que es cuestión de mentalidad de los dirigentes para pensar en cambiar algo o dar la oportunidad a nuevas ideas; es en esta parte donde pueden darse cuenta si algún elemento es valioso para su equipo de trabajo, pero si no se le da la oportunidad de desarrollarse quizás jamás lo descubran.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en México, el 75% de los mexicanos padecemos fatiga por estrés laboral, estando por encima de países como China y Estados Unidos, ¿Puedes creerlo? y ¿Sabías que el estrés es contagioso? ¡Sí! así como lo estás leyendo, se contagia solamente con estar cerca o visualizar a una persona que lo está padeciendo, eso aumenta tu nivel de cortisol aún siendo solamente el observador, es casi increíble pero en el ambiente laboral es muy común y lo padecemos muchas de las veces sin darnos cuenta.

Hay ocasiones en que el ambiente en los trabajos tampoco ayuda a enamorarnos de él, esto es muy independiente de tus responsabilidades y las actividades que te asignan, estas pueden gustarte, sin embargo, el ambiente se vuelve pesados debido al carácter y comportamiento de nosotros como compañeros de trabajo y los dirigentes de la empresa, todos influimos en este aspecto.

¿Qué hacer si no me gusta el trabajo en el que estoy? La respuesta más fácil y la que esperamos todos es "¡Renuncia!" (hasta yo quisiera escucharlo), pero no lo voy a plantear de esa manera porque no sé cómo o cuál es la situación por la que estás pasando y si mi respuesta sea la más viable a tu momento, además no soy una persona calificada para determinar o influir en tus decisiones, todo es únicamente decisión propia y personal; así que mejor hagamos esto un poco más interno, no precipitemos ninguna decisión, lo mejor es pensarlo bien, probablemente tenemos la oportunidad de mejorar el empleo en el que nos encuentras hoy, vamos a ser positivos (aunque sé que les pudiera causar gracia esta parte),  hacer un cambio de mentalidad, de actitud y de rutina primero, llevar a cabo un período de prueba y si esto nos sigue estresando ahora sí dar un segundo paso con un plan B o C, es importante que lo tengamos bajo la manga por cualquier cuestión que pueda presentarse, intentemos ver el lado positivo de las cosas y llevar a nuestra vida experiencias nuevas y enriquecedoras, todo pasa por algo y de cada situación aprendemos una lección, así que tranquilizarnos primero, respiramos y analizamos antes de tomar cualquier decisión definitiva, recuerden que todo trae consigo consecuencias y habrá que afrontarlas.

Creo que es lo suficientemente válido decir que algo no nos gusta cuando no estamos cómodos con algo, con alguien o en algún ambiente o situación, sin embargo, en cuestión de trabajo debemos ser lo suficientemente profesionales y éticos para no dejarlo tirado solo porque hoy me di cuenta que es algo que no me hace feliz, sea cual sea la razón por la que nos dieron la oportunidad de estar ahí, para bien o para mal nos tomaron en cuenta, hay que ser profesionales y agradecidos para informar nuestra incomodidad y motivo de renuncia con tiempo prudente, para que tanto tú como tu jefe puedan quedar respaldados en el puesto y las actividades que desarrollas en su empresa. Al menos ese en mi principio como persona y como profesionista, es la educación que recibí tanto en mi casa como en la escuela, agradecimiento y cordialidad.

En esta parte de la historia es donde sugiero disfrutar de las cosas que más nos gusta hacer, de la familia, los amigos y todo lo que nos haga feliz, eso ayuda mucho a despejar la mente y a mantenernos vivos y de pie, atrévete a hacer ese cambio, empieza hoy, el primer paso es inmediato, vive en el presente y relájate con precaución. Desarrollar nuestros talentos y convertirlos en pasión a veces ayuda mucho para el estrés cotidiano, quizás sea ese el plan de salvamento para ese trabajo que NO nos gusta. ¡Piénsalo! 😉



Hasta la próxima.