Al trabajo no se va a hacer amigos

¡Hola Mundo!

Tal vez a muchos de ustedes les ha tocado escuchar la famosa frase de "al trabajo no se viene a hacer amigos", de nuestros mismos jefes, compañeros, familia o hasta amigos. En lo personal, me interesé por tratar este tema, ya que lo escuché en mi trabajo, siendo una indicación para una persona de reciente ingreso y debo decir que no es la primera vez que me toca escucharlo. La persona en cuestión se sorprendió mucho de esta indicación, ya que viene de un ambiente laboral muy distinto, por lo cual se desconcertó al escucharlo el primer día en la empresa.





Estoy de acuerdo con que no necesariamente se va a los lugares de trabajo a establecer lazos de amistad a veces los compañeros tampoco se prestan mucho para tal relación, pero aún así; considero que sí debe haber mínimo un "compañerismo" que no es más que una relación cordial, es lo que mediatiza las situaciones y las relaciones con el personal que labora contigo por más de 40 horas a la semana, verlos a diario, es como ir a tu segunda casa, sobre todo cuando el horario de trabajo te lleva a dejar más de medio día de tu vida cada semana en ese espacio. Si no existe confianza o por lo menos cordialidad entre los compañeros muy difícilmente se podrá mantener una buena relación, y eso no implica que vayan a ser amigos, el traspasar esta línea es algo muy delicado y a consideración de cada persona; y estoy segura que se puede lograr puesto que lo tengo más que comprobado por experiencia propia.

Creo sinceramente que necesitamos "empatía" para convivir con el entorno laboral, les puedo decir que la mitad de mis amigos hoy en día los he recogido de mis distintos empleos, esos amigos que se llevan en el corazón que están en tu vida a pesar del tiempo y la distancia, es lógico que no con todos los compañeros lo vas a lograr, mucho depende de la forma de ser de las personas, con quienes están en la misma frecuencia que tú y que logran crear conexión para llamarlo amistad, hay muchos que no se prestan ni en lo más mínimo porque no tienen los mismos intereses que nosotros y es imposible crear empatía con ellos, pero se les respeta como a cualquier otro ser humano, solamente cuestiones de trabajo y punto.

Al estar escribiendo esto me puse a pensar en las empresas por las que he tenido la fortuna de pasar y no ha habido alguna en la que no diga que no tuve por lo menos un amigo real, puede sonar a cuento o película de fantasía, pero mucho tiene que ver el que nosotros también queramos ser amigos, si nos bloqueamos a la posibilidad y simplemente nos cerramos a no establecer una relación de este tipo pues simplemente no va a suceder, pero para afrontar ese día a día en un empleo de 8 horas o a veces hasta más es medicinal sin duda tener alguien en quién apoyarte y con quién compartir tus penas y anécdotas laborales ¿No crees?, la complicidad con otra persona convierte en llevadero ese empleo que quizás no te agrada al cien por ciento, donde a veces hay ambiente laboral pesado o el mismo trabajo y las responsabilidades lo hacen verse así. Yo tengo la dicha de contar con amigos entrañables de mis antiguos empleos, un ejemplo claro son las primeras cómplices y amigas para conformar una sociedad muy bonita para negocio, yo venía trabajando sola, luego de una primer sociedad que no funcionó por diferencia de aspiraciones y quizás falta de confianza, con esta segunda oportunidad fue muy diferente pues a lo largo de los años logramos mantener por separado la amistad del negocio y disfrutar el trabajar juntas que eso es lo más importante, existe la suficiente confianza, respeto y madurez para expresarnos libremente y tomar las mejores decisiones en ambas partes, hoy a casi 8 años de que esto comenzó, seguimos siendo las mismas y funcionando igual, la amistad se convirtió en hermandad y la sociedad en algo que podemos llamar empresa el día de hoy.

Lo que puedo concluir es, no se dejen llevar por esta frase, experimenten por ustedes mismos, el valor de la amistad es algo que no siempre se encuentra, que no siempre se logra llevar al máximo nivel, pero cuando lo encuentras y lo disfrutas es realmente gratificante, para tu vida y tu corazón. Los trabajos hoy en día se vuelven pesados y tediosos de muchas maneras, disfrutarlos con la mejor de las compañías hace que todo esto cobre una nueva vida y un mejor ambiente, nos impulsa a seguir disfrutando de lo que hacemos, y si no es en ese lugar donde vibramos bonito, pues busquemos otro, cerrar ciclos y comenzar nuevos es interesante, atrévete a experimentarlos y disfrutarlos, aléjate de las personas que tu intuición te diga que no van contigo, respeta y mantén una relación laboral lo más ética y cordial posible. Cada ser humano somos distintos y convivir y respetarnos es tarea del día a día.

Cuéntame, ¿Tu haz logrado hacer amigos en tus lugares de trabajo?



Hasta la próxima.






Emily en París, una serie para emprendedores

 ¡Hola Mundo!

No suelo hacer reseñas o recomendaciones como tal, pero últimamente me he topado con series en Netflix que han llamado mi atención, como en el caso de Fuller House que aún siendo fan desde su primera etapa me topé con la vida de adulto de Kimmy Gibbler, ahora como vendedora en su propio negocio para eventos sociales, y ha sido ¡Un gran descubrimiento!, solo hay que prestarle atención al personaje para entender cómo lleva su negocio aunque parezca un poco estrafalario y loco su pequeña empresa es exitosa aún cuando dentro de la trama de la serie no lo parece tanto, solo hay que prestarle atención a los detalles y a los diálogos y te darás cuenta de lo que estoy hablando.




Con el mismo tema me topé con la serie Emily En París, a pesar de que tiene una trama un poco combinada de varias películas y otros proyectos, me parece interesante el hecho de que la historia se centre en el personaje principal como una chica emprendedora, retrata perfectamente cómo es la vida laboral cuando llegas a una nueva empresa, todas las inclemencias que tiene que pasar, es una chica muy entusiasta y creativa lo que le lleva a ser considerada como "influencer" aún en contra de lo que ella cree o piensa, y que sin darse cuenta intentando mostrar las maravillas de su fabulosa vida en París va ganando seguidores con sus publicaciones; además de que recalcan mucho el hecho de ser una persona muy preparada en cuestión de estudios y el punto de ser mujer, en su totalidad me encantó esta serie y me dejó un gran mensaje, si te gustó El Diablo viste a la moda es un estilo muy parecido.

Normalmente vemos las series y películas por recomendación de otras personas y por el hecho de que nos atrapa la historia, como con los libros creo que muchas de las veces nos enganchan tan solo con su título o su portada, aunque no podemos juzgar el contenido tan solo con eso, hay que darles oportunidad de llegar a nuestro subconsciente y que nos muestren lo interesante de ellas, no veamos solo quienes son los actores, si son buenos o no, hay que ir más allá de esa simplicidad, indagar en la historia, vernos inmersos en ella y visualizar el mensaje que transmite, abrir todos nuestros sentidos para estar perceptivos, siempre hay algo con qué sorprendernos todos los días.

No quiero contarles mucho acerca de la serie para no hacer tanto spoiler, así que dejaré que por ustedes mismos la descubran y me platiquen ¿Qué les pareció?. Amigos emprendedores pónganse listos con los mensajes y las ideas que pueden captar de ella y quien ya la haya visto puede contarme ¿Qué es lo que vio, percibió y aprendió de ella?.



Hasta la próxima.



¿Por qué escribo?

 ¡Hola Mundo!

El título de este post es la misma pregunta que me hice el día que intenté escribir mi libro, ¿Por qué y para qué escribo?, tendría que decir que no considero que tenga nada interesante que contar, pero creo que hoy sé que sí lo tengo (ya me tocó regaño por bloquearme a mí misma), porque por ahí afuera en este mundo hay muchas otras personas igual que yo, en mi misma situación y con mi misma necesidad de expresarnos hacia el mundo.




Escribo porque desde pequeña esta ha sido mi forma de expresión, de soltar y hasta de comunicar; desde que tengo uso de razón he llevado diarios de vida y justo apenas descubrí que el escribir es también una forma de meditación, así que ha sido mi terapia desde entonces. Tuve una infancia un tanto solitaria, lo que me llevó a ser una niña tímida e introvertida, hablo más conmigo misma que con las demás personas; hasta la fecha sigo luchando con el ser introvertida, hay muchas cosas de la convivencia social que me llegan a fastidiar cuando mi cabeza ya está saturada de información y de ruido, no me aíslo de las personas de forma consciente o porque no quiera estar con ellas, sino que simplemente mi cuerpo reacciona a esa sobre carga de energía y necesita estar en paz y sola por un momento, porque con el paso de los años he aprendido a convivir, a disfrutar y aprender de todo y todos los que me rodean, en silencio en algunas ocasiones y otras hablando demasiado (me llegaron a sacar de clases por hablar mucho), pero en ambos extremos soy la misma persona por dentro.

Escribo porque es la mejor manera que encontré para hablar, de mis sentimientos, de lo que me gusta, de lo que no me gusta, de las cosas y las personas que están a mi alrededor, de mis sueños, mis metas y de todo lo que quiero lograr en la vida, lo hago para comunicar y compartir que a pesar de no ser la persona más sociable del mundo, la más conocida o la más extrovertida puedo tener mucho que compartir con el mundo y con quienes se encuentran en la misma situación que yo, aunque también sé que escribir y tratar de compartir experiencias lleva un responsabilidad muy grande, porque llegas a influenciar en otras personas y el contenido debe ser lo más cuidado, positivo y acertado posible, podemos no darnos cuenta del impacto que está causando en otra persona y por ello que se trata de una gran responsabilidad con un compromiso grandísimo, cuando se tratan temas serios y delicados debe hacerse con plena conciencia y aceptación del impacto y las consecuencias.

Escribo porque es la mejor manera de aterrizar las ideas que rondan a diario en mi mente, llámense proyectos, pendientes y demás, ando por la vida con una agenda virtual en mi cabeza por llamarla de alguna manera, mis planes están ahí todos y cada uno de los días de mi vida, los visualizo e intento dar un paso cada día. Hasta hace unos días no me había dado cuenta o quizás no había querido hacerlo pero me estuve auto saboteando en varios de mis planes y sueños, es muy difícil verlo, pero el día que te caes de la nube, logras hacerlo, aceptarlo y darte cuenta de que si empiezas a cambiar eso en tu vida y en tu actitud el entorno lo hace también. Hoy lo dejo escrito aquí porque me encuentro en ese proceso de cambio y deseo que el día de mañana que lo vuelva a leer y mi chip interno esté completamente renovado pueda darles fe y testimonio de que sí se puede hacer, porque yo lo logré.

También escribo para dejar huella y marca de lo que elegí como misión de vida para inspirar a otras personas, de trascender y dejar un legado positivo en los muchos o pocos lectores que puedo tener hoy en día, si logro ayudar, cambiar y dejar algo bueno en mi entorno inmediato podré dar por cumplida esta misión.


Gracias por leerme.