Al trabajo no se va a hacer amigos

¡Hola Mundo!

Tal vez a muchos de ustedes les ha tocado escuchar la famosa frase de "al trabajo no se viene a hacer amigos", de nuestros mismos jefes, compañeros, familia o hasta amigos. En lo personal, me interesé por tratar este tema, ya que lo escuché en mi trabajo, siendo una indicación para una persona de reciente ingreso y debo decir que no es la primera vez que me toca escucharlo. La persona en cuestión se sorprendió mucho de esta indicación, ya que viene de un ambiente laboral muy distinto, por lo cual se desconcertó al escucharlo el primer día en la empresa.





Estoy de acuerdo con que no necesariamente se va a los lugares de trabajo a establecer lazos de amistad a veces los compañeros tampoco se prestan mucho para tal relación, pero aún así; considero que sí debe haber mínimo un "compañerismo" que no es más que una relación cordial, es lo que mediatiza las situaciones y las relaciones con el personal que labora contigo por más de 40 horas a la semana, verlos a diario, es como ir a tu segunda casa, sobre todo cuando el horario de trabajo te lleva a dejar más de medio día de tu vida cada semana en ese espacio. Si no existe confianza o por lo menos cordialidad entre los compañeros muy difícilmente se podrá mantener una buena relación, y eso no implica que vayan a ser amigos, el traspasar esta línea es algo muy delicado y a consideración de cada persona; y estoy segura que se puede lograr puesto que lo tengo más que comprobado por experiencia propia.

Creo sinceramente que necesitamos "empatía" para convivir con el entorno laboral, les puedo decir que la mitad de mis amigos hoy en día los he recogido de mis distintos empleos, esos amigos que se llevan en el corazón que están en tu vida a pesar del tiempo y la distancia, es lógico que no con todos los compañeros lo vas a lograr, mucho depende de la forma de ser de las personas, con quienes están en la misma frecuencia que tú y que logran crear conexión para llamarlo amistad, hay muchos que no se prestan ni en lo más mínimo porque no tienen los mismos intereses que nosotros y es imposible crear empatía con ellos, pero se les respeta como a cualquier otro ser humano, solamente cuestiones de trabajo y punto.

Al estar escribiendo esto me puse a pensar en las empresas por las que he tenido la fortuna de pasar y no ha habido alguna en la que no diga que no tuve por lo menos un amigo real, puede sonar a cuento o película de fantasía, pero mucho tiene que ver el que nosotros también queramos ser amigos, si nos bloqueamos a la posibilidad y simplemente nos cerramos a no establecer una relación de este tipo pues simplemente no va a suceder, pero para afrontar ese día a día en un empleo de 8 horas o a veces hasta más es medicinal sin duda tener alguien en quién apoyarte y con quién compartir tus penas y anécdotas laborales ¿No crees?, la complicidad con otra persona convierte en llevadero ese empleo que quizás no te agrada al cien por ciento, donde a veces hay ambiente laboral pesado o el mismo trabajo y las responsabilidades lo hacen verse así. Yo tengo la dicha de contar con amigos entrañables de mis antiguos empleos, un ejemplo claro son las primeras cómplices y amigas para conformar una sociedad muy bonita para negocio, yo venía trabajando sola, luego de una primer sociedad que no funcionó por diferencia de aspiraciones y quizás falta de confianza, con esta segunda oportunidad fue muy diferente pues a lo largo de los años logramos mantener por separado la amistad del negocio y disfrutar el trabajar juntas que eso es lo más importante, existe la suficiente confianza, respeto y madurez para expresarnos libremente y tomar las mejores decisiones en ambas partes, hoy a casi 8 años de que esto comenzó, seguimos siendo las mismas y funcionando igual, la amistad se convirtió en hermandad y la sociedad en algo que podemos llamar empresa el día de hoy.

Lo que puedo concluir es, no se dejen llevar por esta frase, experimenten por ustedes mismos, el valor de la amistad es algo que no siempre se encuentra, que no siempre se logra llevar al máximo nivel, pero cuando lo encuentras y lo disfrutas es realmente gratificante, para tu vida y tu corazón. Los trabajos hoy en día se vuelven pesados y tediosos de muchas maneras, disfrutarlos con la mejor de las compañías hace que todo esto cobre una nueva vida y un mejor ambiente, nos impulsa a seguir disfrutando de lo que hacemos, y si no es en ese lugar donde vibramos bonito, pues busquemos otro, cerrar ciclos y comenzar nuevos es interesante, atrévete a experimentarlos y disfrutarlos, aléjate de las personas que tu intuición te diga que no van contigo, respeta y mantén una relación laboral lo más ética y cordial posible. Cada ser humano somos distintos y convivir y respetarnos es tarea del día a día.

Cuéntame, ¿Tu haz logrado hacer amigos en tus lugares de trabajo?



Hasta la próxima.